CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » ¿Cuándo necesito un irrigador bucal?

¿Cuándo necesito un irrigador bucal?

Publicado por Dr. Dario Vieira el 11 agosto 2017 en Odontologia

La irrigación bucal es una técnica muy recomendada en higiene interproximal para eliminar los restos de bacterias incrustados. Es especialmente recomendado para los portadores de ortodoncia. Pero, ¿En qué consiste la irrigación y cuándo necesito un irrigador bucal?

Eliminar todos los restos de placa bacteriana es esencial para evitar su acumulación, uno de los principales factores de desarrollo de patologías como la caries y la periodontitis. Estas enfermedades bucodentales pueden provocar la pérdida del diente en sus fases más avanzadas. ¿Cómo evitarlo? Lo más importante es mantener una rutina de higiene bucodental diaria. Muchos pacientes basan su rutina de higiene en el cepillado dental y técnicas como el hilo dental o el enjuague bucal. Pero la irrigación bucal es una técnica menos conocida que aporta grandes beneficios a la sonrisa si se incorpora a la rutina de higiene bucodental diaria.

Pero, ¿Qué es un irrigador bucal? El irrigador bucal es una especie de utensilio que dispensa agua a presión y que, gracias a su acción, ayuda a remover los restos de biofilm oral. Disuelve y también disgrega la placa bacteriana que puede estar presente en la boca. La irrigación bucal es complementaria al cepillado dental, y es ideal para eliminar los restos de alimentos y bacterias que hayan podido quedar dispersos en la cavidad oral, también para masajear las encías. Si eres consciente de su importancia, no te costará incorporar el hábito en tus rutinas de higiene oral diaria.

¿Cuándo necesito un irrigador bucal?

El irrigador bucal es aconsejable para todos los pacientes, especialmente en los portadores de ortodoncia. Los aparatos tienden a generar muchas zonas de retención de placa. El irrigador permite eliminar los restos de estas zonas con más profundidad que el cepillo. Otro caso es el de los pacientes con diabetes, los que llevan implantes dentales, y los pacientes con enfermedades periodontales. En los primeros casos, el control de las bacterias a través de la irrigación bucal es fundamental para controlar las enfermedades y para asegurar el éxito del tratamiento implantológico. Si no controlamos el nivel de placa bacteriana que se adhiere a nuestros dientes, favorecemos la aparición de la periimplantitis. Mediante la irrigación bucal conseguiremos una limpieza más profunda y por tanto una boca más sana día a día.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "¿Cuándo necesito un irrigador bucal?"

    Deja tu comentario