Los orígenes de la higiene bucodentaria -
Inicio » Los orígenes de la higiene bucodentaria

Los orígenes de la higiene bucodentaria

Actualizado el 11 abril 2014

Antes de remontarnos a los orígenes de la higiene bucodentaria tenemos que dejar muy claro que el concepto genérico de higiene es una práctica más ajena que la humanidad. Ya desde hace millones de años, los animales limpiaban sus cuerpos tanto por el interior como por el exterior. Actitudes que más adelante compartían con los hombres primitivos.

En este artículo no dejaremos dichos orígenes de lado, pero sí que nos centraremos en la parte de la higiene que nos incumbe: la oral.

La higiene bucodentaria la iniciaron los animales, incluso antes que existiera el ser humano

Para entender la sabiduría de la naturaleza solo hace falta ver las actitudes que algunos animales han tenido históricamente y siguen teniendo respecto al cuidado de su higiene oral. Mientras que los roedores no paran de desgastar sus dientes porqué estos no ceden en su crecimiento, otros animales como las llamas limpian la dentadura con algunas hierbas.

Pero la raíz de la higiene bucodentaria más o menos consciente se encuentra en los monos y primates. Ellos ya utilizaban instrumentos que cumplían la función del palillo de dientes o incluso del cepillo. Se ayudaban de raíces, astillas u otras piezas naturales para hurgar en su dentadura y remover los restos de comida que se les quedaban entre los dientes.

Llegamos ya al género Homo, al hombre. Se desconoce si el homo habilis y el homo erectus eran conscientes del porqué realizaban tareas de higiene dental más allá de las molestias que los trozos de comida les producían, pero hay pruebas que los neardentales y los homo sapiens conocían los beneficios de dichas actividades.

Algunas pruebas de más de un millón de años demuestran que estos utilizaban artilugios para exonerar sus espacios interdentales. Después de realizarse pruebas con microscopios se ha confirmado el origen de los desgastes producidos en la dentadura de nuestros antepasados y se ha reconocido éste como el primer capítulo de la historia de la odontología.

El primer cepillo de dientes
Ahora hacemos un salto en el tiempo para llegar al mundo islámico, que evolucionó el palillo incorporándole un extremo con forma de brocha. Este objeto servía ya para cepillarse los dientes y se consideraba como sagrado, recibió el nombre de siwak o miswak. Incluso se dice que Mahoma quiso declararlo obligatorio pero finalmente rehuyó.

Otros historiadores apuntan que su uso es muy anterior al Islam. Otras culturas que lo usaron fueron la India, Etiopía o Turquía, dónde recibió varios nombres.

El uso del dedo
Pero aparta de la utilización de artilugios, el dedo también se ha empleado con voluntad higiénica de manera primitiva. Normalmente se ha utilizado el dedo índice (solo el de la mano derecha en el caso de los musulmanes) y países como la India, el Pakistán u otros con pocos recursos sigue siendo el principal recurso higiénico para los dientes.

Sobre el autor:

Dr Dario Vieira Pereira
Licenciado en odontología. Se ha especializado con el Máster en Cirugía e implantología por la Universidad de Barcelona, y completó su formación con el Diploma de Estudios Avanzados en la Facultad de Odontología de la misma Universidad.

Licenciado en Odontologia 1996-2001
Master de cirugía bucal e implantología bucofacial, Facultad de odontología, Universidad de Barcelona 2001-2004
Diploma de estudios avanzados del Doctorado con clasificación de excelente 2006.

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Los orígenes de la higiene bucodentaria"

    Deja tu comentario

    He leído y acepto la política de privacidad de propdental.es
    Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

    ¿Qué hacemos con tus datos?
    En propdental.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.

    Además, si quieres que te notifiquemos vía email, usaremos el email y el nombre que has proporcionado para poder enviarte las respuestas sobre este artículo
    PEDIR CITA
    TE LLAMAMOS

    Te llamamos
    Pide cita