CLÍNICAS DENTALES EN BARCELONA
PIDE CITA AHORA
934 914 914
Español Français English
Inicio » Destrucción de la osteointegración

Destrucción de la osteointegración

La destrucción de la osteointegración entre el implante y el hueso se produce por dos factores: la placa bacteriana y el trauma oclusal.

  1. La placa bacteriana libera subproductos que provocan una reacción inflamatoria, la cual además de suprimir la acción de las bacterias, elimina el hueso alrededor del implante
  2. El trauma oclusal también destruye el hueso que rodea al implante osteointegrado, debido a que la carga repetida de una fuerza traumática sobre el implante provoca la pérdida ósea sin nueva aposición de células nuevas. Es un problema a la hora de detectar el trauma oclusal en clínica, ya que no provoca ningún síntoma aparente en el paciente.
  3. Por este motivo es importante llevar un control y mantenimiento de los implantes, tanto clínico como radiológico anual.

Destrucción de la osteointegración de los implantes dentales

Destrucción de la osteointegración de los implantes dentalesLa destrucción de la osteointegración se produce por la pérdida de hueso alrededor del implante dental. Esta pérdida de hueso está causada principalmente por dos factores:

  • Los efectos que producen los productos de la placa bacteriana sobre el implante osteointegrado que destruye el hueso y la encía, y en segundo lugar por el trauma oclusal.

Los productos de la placa bacteriana producen los siguientes efectos sobre el hueso: Inducen a las células progenitoras del hueso diferenciarse en osteclastos. Actúan directamente en el hueso destruyéndolo a través de de un mecanismo no celular. Estimulan las células gingivales, haciendo que estás liberen agentes que puedan actuar como cofactores en la pérdida ósea, y también agentes que destruyen el hueso, mediante la acción química directa, sin osteoclastos.

Las bacterias gramnegativas de la placa bacteriana liberan subproductos metabólicos, proteinasa y colagenasa, que actúan como enzimas y endotoxinas. Cuando la resistencia del huésped es baja se crea una reacción inflamatoria que suprime la actividad bacteriana y neutraliza los subproductos bacterianos, pero también destruye los tejidos del huésped, incluyendo el hueso. Estos mecanismos que se producen en la dentición natural, lo hacen de igual manera alrededor de los implantes dentales.

Por otro lado, el trauma oclusal también produce la pérdida de hueso alrededor del implante dental ya que provoca una carga prematura o repetida sobre éste. El trauma oclusal puede ser primario, como consecuencia de fuerzas oclusales anormales en dientes con periodonto normal; o secundario, consecuencia de fuerzas ocusales normales en dientes con soporte periodontal debilitado.

Se cree que la pérdida ósea alrededor de un implante osteointegrado se produce de la misma manera que en un trauma oclusal primario.

Cuando la sobrecarga crea una gran concentración de fuerzas, se produce una gran pérdida ósea sin aposición de hueso. En la dentición natural, ésta pérdida ósea es reversible después de eliminar o reducir la concentración de fuerzas. En cambio, cuando hay una pérdida ósea alrededor del implante, no se remodelará nunca, ni siquiera cuando se elimina la causa de la concentración de fuerzas. Si se produce un trauma oclusal secundario en un implante osteointegrado, debería retirarse el implante debido a la movilidad.

El inconveniente del trauma oclusal es que progresa sin presentar ningún síntoma en el paciente, con lo cual es muy difícil de detectar. Lo normal es que después de doce meses de la colocación del implante se observe, en ocasiones, una pérdida de hueso vertical que puede deberse a tratamientos quirúrgicos traumáticos y que estaría dentro de la normalidad.

En cambio, si se observa una pérdida adicional del hueso, se debe evaluar la causa como respuesta inflamatoria, o un trauma de oclusión. Por este motivo es conveniente llevar un control radiográfico y clínico del paciente con implantes dentales de manera que detectemos posibles pérdidas óseas prematuras.